martes, 24 de abril de 2007

NANAS DE LA CEBOLLA (Miguel Hernández)

Cuadro: Hector Wistuba

Siempre me ha conmovido Miguel Hernández, quizá porque fue un poeta del pueblo, un hombre humilde y autodidacta, o quizá por su trágico destino, o por ser un hombre fiel a sus propias ideas, o porque sufrió mucho, o por esa extrema sensibilidad que rezuma cada letra de sus poemas, o puede que por todas estas cosas.
Sea por lo que sea tanto él, como su vida y su obra me producen una ternura inmensa.




La cebolla es escarcha
cerrada y pobre.
Escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla,
hielo negro y escarcha
grande y redonda.

En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar
cebolla y hambre.

...

7 comentarios:

Gambutrol dijo...

Joder, que hambre me ha entrado de golpe... bonito poema

El Ruuuben dijo...

Me ha hecho llorar... normal, la cebolla es lo que tiene, jejeje...

Un besico mañico.

Patri dijo...

Un poema precioso de un genial autor.

Besotesssssssssssssss

fire dijo...

precioso merche...
k bonito cuadro...
un besiiii

luz dijo...

No me gusta la cebolla.......jejeje
pero si son nanas como que si......muasckis
besos de luz

dijo...

cruzas la puerta... y siempre encuentras lecturas interesantes:)
Saludos

Pepi dijo...

Vuela niño en la doble
luna del pecho
él, triste de cebolla,
tu satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre.

No pude remediar poner el final de la Nana, me encanta la poesía ¿ves? otra cosa mas en común. Y eso que ya me iba. Besitos.